ETECSA es cómplice de la represión al Movimiento San Isidro: para esto sirve un monopolio en …

Los 14 activistas que permanecían en la sede del Movimiento San Isidro (MSI) denunciaron horas antes de su detención en La Habana problemas con la conexión a internet y con el servicio telefónico de varios de ellos. El momento de la irrupción de la policía política y un grupo de supuestos médicos no pudo ser emitido en vivo por las redes sociales porque el monopolio estatal de las telecomunicaciones, ETECSA, lo impidió. 

“La dictadura acaba de bloquear las redes sociales. Nuestros compañeros se encuentran incomunicados. Atentos a lo que ocurra”, advirtió la cuenta oficial del Movimiento San Isidro en Twitter.

Así garantizó el régimen que las únicas imágenes del allanamiento fueran las suyas, editadas y publicadas en la web oficialista Razones de Cuba.

Desde varias zonas de la Isla, usuarios reportaron este jueves la caída de Facebook, Instagram y YouTube. Solo se podía acceder con VPN.

“Sin VPN nada abre”, respondió Sabrina López-Camaraza, estudiante de Periodismo en la Universidad de la Habana, a la denuncia hecha por Norges Rodríguez, director de Yucabyte. “Facebook caído en Cuba según me cuentan”, señaló el periodista independiente José Roberto Loo Vázquez desde Santiago de Cuba.

La curadora de arte Anamely Ramos emitió en directo desde la sede del MSI después de que tres supuestos médicos aparecieran para hablar con el periodista Carlos Manuel Álvarez. Uno de los médicos, quien aseguran era un agente de la policía política, pidió al periodista que lo acompañara porque “rompió el protocolo establecido para evitar el contagio de Covid-19“. Álvarez llegó este martes a La Habana tras 48 horas de viaje. 

“Lo que creemos es que quieren entrar o algo así. Ahora mismo aquí casi nadie tiene Facebook, parece que lo han tumbado. No sé, yo soy la única que lo tiene ahora aquí. Compartan todo esto y estén muy alertas porque evidentemente ellos están tramando alguna cosa allá afuera”, dijo Ramos poco antes de las 8:00PM. 

Cerca de las 9:00PM se habían concretado los temores de los activistas, artistas y periodistas: “Con golpes y violencia, se han llevado a la gente de San Isidro”, señaló la cuenta de Maykel Castillo (Osorbo) en Facebook

El MSI comunicó: “agentes de la dictadura irrumpieron en nuestra sede, golpearon salvajemente a nuestros compañeros, se los llevaron y desconocemos su paradero. Tememos por su integridad física”. 

“Hicimos que tumbaran las redes sociales”

ETECSA cumplió su objetivo: dejar sin su única arma, internet, a la protesta pacífica en la sede del Movimiento San Isidro. Casi dos semanas llevaban los activistas solicitando en las redes sociales la liberación del rapero Denis Solís, y algunos de los allí presentes estaban en huelga de hambre.

La policía política, con la complicidad de ETECSA, entró a la casa Damas #955 cuando la protesta del MSI recibía mayor apoyo internacional en medios de comunicación, de organismos defensores de derechos humanos, artistas y políticos de varios países, entre ellos Estados Unidos y la Unión Europea.

“Mientras el régimen de () bloqueaba todas las redes sociales en Cuba, sus agentes violentos irrumpieron en el Movimiento San Isidro y se llevaron a todas las personas que se encontraban en acto de protesta en contra de la represión”, denunció Erika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional. 

La Relatoría Especial para la Libertad Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se sumó a la denuncia del hecho y pidió explicaciones a Facebook sobre el origen del bloqueo.

No es la primera vez este año que los cubanos reportan la caída de una red social en la Isla. Telegram presentó caídas en octubre y todavía el origen de ese bloqueo no fue aclarado por ETECSA. Los responsables de esa web informaron que no eran problemas internos, mientras afines al Gobierno señalaron otras causas.

Este jueves por la noche no se supo del paradero de los 14 mujeres y hombres en el MSI durante unas dos horas. Todos estaban incomunicados.

Finalmente algunos fueron liberados y llevados a sus casas, según comenzaron a comunicar amigos y activistas. La profesora Omara Ruiz Urquiola contó su experiencia del secuestro a Boris González Arenas.

“Delante de mí se quitaban las batas de médicos y las metían en un saco verde cuando ya yo estaba detenida (…) Sentimos, cuando estábamos en una patrulla, aún en San Isidro, que en la guagua que habían montado a los varones estaban dando unos golpes secos. Hablé con Iliana y también lo sintió. Me preocupa lo que puedan hacer con Carlos Manuel”, dijo Ruiz Urquiola, quien tenía cortada la línea celular.

Álvarez, director de la revista independiente El Estornudo, también fue liberado después de ser acusado de propagación de epidemias. 

“Hicimos que tumbaran las redes sociales en todas partes, que nos aislaran por completo para meter en esa cuña ciega de tiempo la garra del horror, pero nuestros ojos vieron, nuestra oídos escucharon, nuestros cuerpos pensaron, y esa transmisión llegaba a todos afuera, y en los charcos de azufre y miedo de la mirada de los esbirros vi cómo sabían que ya eso no lo podían cortar”, escribió en Facebook.

El mismo día en que ETECSA cortó las conexiones a las redes sociales y bloqueó teléfonos, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, llamó a los jóvenes seguidores del régimen al activismo en esas plataformas.

El funcionario se quejó de un “nuevo reparto imperialista del mundo entre plataformas globales dueñas de las redes digitales, para dominar datos personales, manipular información, generar conflictos por intereses políticos y promover el odio y la división”.

“Urge luchar para que los Estados ejerzan su soberanía en el ciberespacio y la verdadera democratización de las redes”, dijo el canciller durante un evento internacional mientras el monopolio estatal de las comunicaciones actuaba como facilitador de la represión.

[embedded content]

Read original article here.